Entrevistas,  Slider

Muriel del Barco: “Soy las veces que me rompí y volví a construir”

Buscadora inalcanzable de ser uno mismo y comunicar sin rótulos ni apariencias, la comunicadora social mendocina cuenta cómo ha sido transitar el camino del autoconocimiento

Treinta y cuatro años, leonina y una figura que no pasa desapercibida con su altura, sus cabellos rubios y sus ojos celestes. Esa es la primera imagen que uno percibe cuando ve a Muriel del Barco, la comunicadora social mendocina que desde hace poco más de un año, decidió dar un vuelco a su vida saliendo de la que tal vez concebía como su zona de confort, para convertirse en emprendedora de uno de sus tantos sueños como es el de dirigir su propia empresa de Comunicación y Contenidos ‘Massespress, además de crear el pódcast «Cambios que te cambian». Sin embargo, esta imagen fem tan potente, encierra un largo camino de introspección que la llevó a recorrer senderos muy íntimos y que permitieron conducirla a este gran presente.


En la suite Presidencial del Hotel Diplomatic, Muriel no dudó a la idea de ‘jugar’ con diferentes looks para reflejar las mujeres que viven en ella. PH: Walter Talotti.

Invitada a ser parte del Universo Voilà como una de las mujeres referentes a quienes entrevista este medio, Muriel no dudó en sumarse –como un juego-, a la idea de retratarla en algunas de las muchas facetas que conviven en ella, desde la simpleza de una mujer joven y ávida por cientos de intereses, pasando por la profesional y por supuesto, su faceta como una de las influencers más seguidas de Mendoza. Así, puntual a la cita, nuestra entrevistada llegó a la suite Presidencial del Diplomatic Hotel, locación que fue escogida para llevar a cabo esta gran producción editorial.

Con su sonrisa y predisposición que siempre la caracteriza, Muriel decidió embarcarse en responder sin problemas a nuestras preguntas.


¿Cómo surgió en vos el cambio de trabajo de pasar de un medio de comunicación como es MDZ a crear tu propio emprendimiento?

MdB: En realidad todo partió de una búsqueda interna. Para mí, el exterior es un resultado del interior. Yo venía como sin replantearme mucho la vida, que creo que eso es algo que nos pasa a todos, como que entrás en un ‘mood’ que trabajás de lunes a viernes, ocho horas, marcás tarjeta, y no te planteas si te gusta, o te hace feliz lo que estás haciendo. Sentí que la cuarentena me ayudó mucho a replantearme si realmente estaba haciendo algo que me gustaba o si estaba un poco cansada. A partir de ahí, empecé a ver que había un montón de cosas en mi vida tipo exteriores que no me gustaban. Entonces me di cuenta que si vos empezás a ver que todo tu alrededor no te gusta, en algún punto hay algo que tenés que cambiar adentro…porque en definitiva somos los dueños de nuestra realidad. De ahí nació este replanteo y comencé a buscar herramientas que me fueran conectando conmigo misma o que me ayudaran a crecer como persona o a cambiar o a sanar.



¿Cuáles fueron esas herramientas?

MdB: Hice desde terapia, reiki, couching y meditación. Esta última fue una de las que más me conectó porque me ayudó a ‘calmar la cabeza’. Y es que para afrontar la vida de otra forma es necesario hacerlo y la gente, por lo general, no lo hace. El silencio para limpiar la cabeza fue fundamental. Hoy ante situaciones estresantes, busco encontrar el aprendizaje, lo que me esté enseñando. Las cosas malas y buenas siempre van a estar pero lo importante es la actitud que tomemos ante ellas, no sufriendo sino buscando aprender. Creo que si no te moves, la vida te mueve.

¿En qué sentido aplicás esta frase?

MdB: A mí me comenzaron a pasar muchas cosas antes de dejar MDZ en el cual trabajé 11 años. Tuve una crisis a los 28 en la cual se me desmoronó todo: familia, pareja, estructura económica, mis proyectos, la vida como la tenía concebida. Me desperté un día y ya no tenía nada. Tuve que empezar de cero y para mí ahí empezó esta búsqueda, pero como que uno empieza a encontrarse, a buscarse, a probar esto sí o esto no, hasta llegar a ese momento en que me sentí tan segura que decidí dar el salto al vacío.



¿Y cuándo saltaste qué encontraste?

MdB: Obviamente que hay miedo siempre cuando uno salta al vacío, sin embargo, para mí está buenísimo porque lo tenés que hacer igual. Siento que el miedo me impulsa, soy bastante jugada… ¡hay que hacerlo aunque lo tengas! Es un desafío. Así es que cuando salté, no me pasó nada, todo lo contario, me encontré con más vorágine, más crecimiento. Fue todo positivo y en ningún momento ese miedo al desapego me causó angustia. La gente tiene mucho miedo a perder cosas, pero en realidad hay que entender que se está ganando.

Y hoy te encuentra con un rol de emprendedora…

MdB: El emprendedor siempre tendrá para mí esa cosa de miedo que me encanta. Ser emprendedor no es lo mismo que un empresario, el cual siento que busca más el seguir una estructura. El emprendedor no. A mí lo que me gusta es crear un proyecto y dejarlo funcionando y crear luego otra cosa. Busco el desafío de crear. Obviamente que es inevitable entrar en una vorágine de empresa y te das cuenta que necesitas de un orden y una estructura pero el emprendedor tiene eso…digo que el emprendedor tiene esa cosa de desafío, de saltar en el vacío, de que se aburre mientras que el empresario capaz le gusta más la estabilidad.


Muriel del Barco es la creadora de su propio pódcast ‘Cambios que te cambian’ en donde comunica las herramientas que más le han servido en este camino de autoconocimiento. PH: Walter Talotti.

Dirías que el aburrimiento parte de la necesidad que crear…

MdB: Sí, como que queres todo el tiempo estar creando cosas nuevas. Y si vos me dijeras ‘te tenés que morir haciendo algo puntual’ pensaría qué aburrido es. Entonces siempre hay un poquito de miedo, un poquito de duda, pero es como más desafío. El miedo puede ser un motor o te puede paralizar, pero para mí es un motor. Cuando lo siento es porque creo que voy en la dirección correcta.


«En algún punto hay algo que tenés que cambiar adentro…porque en definitiva somos los dueños de nuestra realidad», señala Muriel. PH: Walter Talotti.

Muriel del Barco es sin duda una de las influencers más destacadas de Mendoza. Solo en su cuenta de Instagram (@murieldelbarco), posee 15 mil seguidores que conforman una comunidad a la que diariamente transmite distintos tipos de contenidos y con los que mantiene un feedback permanente.

En tu rol como influencer, ¿sentís sobre vos una responsabilidad en lo que comunicás?

MdB: A decir verdad, tengo un dilema entre la responsabilidad de comunicar y ser como una personalidad ‘influyente’ por así decirlo. Al principio lo hacía como una cuestión un poco más espontánea, no filtraba mucho lo que decía o hacía en las redes sociales. Hoy no me pasa eso porque me planteé lo que quería transmitir en ellas, lo que quiero dar y lo que no. Ser influencer no es solamente buscar que al otro le interese lo que me ponga para un evento o qué hago el fin de semana. Es aportarte algo, es generar un contenido que a esa persona le provoque seguirme porque le estoy dejando algo valioso. Hoy lo tengo un poco más claro, como decir ‘bueno, yo no voy a publicar nada que no tenga que ver con mi contenido, con mi esencia’. Si no me siento identificada no lo hago. Soy cada vez más fiel a lo que soy. Soy una mujer que busca cambiar y lo hago a través de herramientas, y eso es lo que quiero compartir. Todo lo que sume y no reste y que sea positivo, y auténtico. Y a la gente eso le gusta, y te lo agradece.



¿Has sufrido mucho de la mirada ajena y de los prejuicios?

MdB: Siento que aún hay mucho de eso, de esa construcción que la gente hace estereotipada de mí. Y es en todos los ámbitos. Hay mucho machismo. Pero luego, cuando me conocen, se dan cuenta cómo soy realmente. Las redes sociales me han ayudado mucho a deconstruir esa imagen y mostrar mi lado espontáneo. Siento que si bien tengo una imagen fuerte, a veces soy como una niña en las redes y busco divertirme, riéndome de mi misma, no criticando a nadie sino simplemente buscando crear un espacio para compartir entre mis seguidores. Es verdad que hubo momentos en los que me afectaba mucho lo que decían de mí y hasta llegué llorando a casa en muchas ocasiones. Pero empecé a trabajar en eso. Yo lo que quiero es ser mejor persona. Más allá de cuidarme el cuerpo y la cabeza –que lo hago-, lo que más me interesa es dejar eso en la vida, el que fui buena mina. Tuve una época en que aun teniéndolo todo no me sentía feliz y hoy me miro y pienso en lo que equivocada que estaba. Hoy transito la vida con lo que soy, te lo muestro, si te gusta excelente y si no es así, ya no me afecta.

¿Cómo has afrontado las pérdidas que te han tocado atravesar?

MdB: Siento que el secreto de la vida es el desapego. Cuando sos muy apegada a las cosas y a las personas creas una realidad que se basa en el otro y no en vos. Yo lo he trabajado mucho en eso. Y creo que la prueba más fuerte de saber si lo había logrado fue transitar la enfermedad y pérdida reciente de mi mamá. El amor incondicional de madre/ hijo, es el mayor de los vínculos e implica un apego tremendo y yo era muy unida a ella. Y me pasó que en pleno desarraigo de toda mi vida y de paralelamente, el  crecimiento laboral de mi propia empresa y de nuevos proyectos televisivos, ella se enferma. Fue como encontrarme por un lado con la vida plena y la muerte absoluta.

¿Aun la sentís presente?

MdB: Siento que sí, y de forma permanente. Ella era mi fan número uno, me seguía en todos mis proyectos. Si bien estaba lejos físicamente ya que vivía en Brasil, hablábamos todos los días. Hoy la siento cuando vuelvo a esos lugares y me dan ganas de llamarla como lo hacía cuando aún vivía.

¿Y a quién llamás?

MdB: No llamo a nadie, pero sí siento que recibo cosas aun de ella a través de distintas señales. Su espacio es irreemplazable, sin embargo siento que me comunico a mi forma y ella está a mi lado.

¿Cómo te encuentra hoy el amor?

MdB: ¡Tengo ganas de enamorarme! (risas) Si bien soy una mujer muy independiente y soy feliz así pero tengo también ganas de compartir. ¡Soy una enamorada de la vida! Siento que el amor fluye en otras cosas, es conectarte con el niño que tenemos adentro, con esa persona que es espontánea, divertida, y encontrar el amor en todas sus formas, en lo que hago, en las personas que me rodean. Entiendo el amor como un desafío de la vida y en el sentir y transmitir lo que uno realmente es, sin tanta mente y estructuras. Es un ejercicio permanente.

Hablemos de tu nuevo proyecto, ¿volvés a la televisión?

MdB: Regreso el 2 de mayo a Floyd TV. Vuelvo a la televisión con ‘Maldita noche’  pero cambiando de día y horario, esta vez serán los lunes a las 21.30. En cada programa seguiré buscando crear esa conexión con el otro, tratando de mostrar al entrevistado de una forma profunda. ¡No concibo otra forma de hacer TV sin buscar eso!




Me enteré que también has sido tentada por la política….

MdB: Es verdad que te tenido algunas propuestas formales, sin embargo siento que estaría muy bueno que gente que esté en constante crecimiento y que tenga estas herramientas de las que hemos hablado, pudiera tomar las riendas de la política pero aún la veo bastante bastardeada. Hoy no me veo haciendo política pero sí ayudando a las personas a cambiar. Tengo mucha vocación para eso, es más, estoy estudiando couching para poder aplicarlo no solo a mi vida sino ayudando al otro y no desde la política pero sí desde la comunicación.

¿Qué le dirías a la mujer de niña, a la actual y a la del futuro?

MdB: La Muriel de niña era muy miedosa, así es que le diría que el miedo no paraliza. Sin embargo me gustaría recuperar muchas cosas de esa niña, sobre todo de esa conexión que tienen los niños con su esencia, con su pureza, con su capacidad de asombro, ¡qué bueno sería! A la actual le diría que estoy orgullosa de ella y que ha hecho un trabajo arduo. A veces el ir para adentro no es para nada lindo y perder tampoco. Empezar de cero, escarbar adentro, es súper doloroso, pero el trabajo de conocerse, de equivocarse y de volver otra vez, en ser valiente para mi me hace sentir orgullosa de mi trabajo. Y a la del futuro me visualizo en una vida muy tranquila, trabajando en lo que me gusta, pero en la mayoría del tiempo dedicándome a mí, conectada a la naturaleza, con una familia y en paz.


Alrededor de 15 mil followers siguen a esta influyente mendocina en sus redes en las que busca comunicar las mismas herramientas que la han ayudado en este gran presente. PH: Walter Talotti.

La jornada va llegando a su fin y tras el maravilloso shooting fotográfico realizado por el fotógrafo de Voilà Walter Talotti, en las instalaciones del hotel citadino Diplomatic, Muriel va dejando sus outfits elegidos para la sesión para desmaquillarse, hacerse un rodete y volver a la normalidad del día a día. Antes de irse, le hacemos la última pregunta…

Muriel, ¿cómo te definirías?

MdB: Soy una buscadora inalcanzable del bienestar. Siento que soy las veces que me rompí y volví a construir. Hay que perderse para encontrarse. Cuando te pasan las cosas tenes dos opciones, o te victimizas y echas la culpa en los otros o aprendes de ello, transformando eso negativo en algo útil, cambiando la forma de vivir y decidiendo ser feliz. Creo que en eso está el secreto de todo.


Fotos: Walter Talotti @waltertalotti

Estilismo: María Montes de Oca @mery_mdo

Maquillaje y hair styling: Lucas Salvo @muchopeluqueria

Looks: Norma López @normalopez_ok

Agradecemos a: Diplomatic Hotel por la locación @diplomatichotel por acompañarnos en esta producción.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.