Slider,  Tu Cuerpo

Trucos para no aumentar de peso en invierno

¿Sos de los que recurren a la comida cuando los días se ponen fríos o nublados? Hay muchos factores que nos pueden hacer engordar en invierno. Aquí, algunos tips para que no caigas en el sedentarismo y la comida por ansiedad

A muchas personas, el frío, los días grises, la lluvia y menos horas de luz diurna -típico de esta temporada- les afecta el ánimo. Por ello hay una mayor tendencia a la depresión y recurren a la comida por ansiedad. Además, el clima invita a estar amparados en el calorcito del hogar disfrutando de una ‘peli’ y privarnos de salir a hacer ejercicio, lo que provoca un incremento al sedentarismo.

En los meses de invierno, los alimentos grasos y calóricos se convierten en un imán. Sin bien los carbohidratos son necesarios en nuestra dieta, es importante no abusar de ellos y buscar un equilibrio. El arroz, la pasta, el pan son muy beneficiosos pero hay que consumirlos con control, y si es en versión integral, mucho mejor.


No descuides de tu alimentación los nutrientes y vitaminas que aportan las verduras y frutas.

A diferencia de lo que sucede en verano, en la estación más fría del año no sentimos la tentación de comer alimentos frescos y refrescantes como la fruta (también porque en invierno hay menos variedad), por lo cual nuestra mente se inclina por consumir comidas calientes y más calóricas. Para evitarlos, te recomendamos ponerte un recordatorio en tu celular para beber más agua, hacerte infusiones de cualquier tipo sin añadir azúcar, o bien beber caldos vegetales. ¡Y si logras incluir a media mañana, una rica fruta habrás construido la dieta perfecta!.


Los caldos de verdura son una excelente opción para los días fríos.

Además para afrontar bien el invierno, nuestro cuerpo necesita vitaminas, sobre todo la vitamina D (que la encontramos en la leche, los huevos, el queso, el pescado), porque el poco sol de esta estación no es suficiente para activar la vitamina D de nuestra piel. También la vitamina C es muy importante por su papel nutritivo, así como para las membranas mucosas, para el colágeno y para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario (puesto a prueba por el ataque de los virus de la gripe). 

¿Nuestro consejo? Tomar una dosis básica de todas las vitaminas, y para ello es fundamental ingerir variedad de frutas y verduras.

Pero, sobre todo, para no engordar en invierno es importante practicar ejercicio físico habitualmente, más allá de limitar el consumo de azúcares y grasas.



Si sabemos que salir a correr no es algo que vayamos a hacer por las bajas temperaturas, una buena opción es probar el gym y buscar actividades motivadoras con las que puedas darle a tu cuerpo la energía que necesita, evitando quedarte en casa y que te consuma el aburrimiento.

También te puede interesar: Nutrición funcional y terapia antienvejecimiento, claves para mejorar la salud

Empieza ya un plan de actividad física, adecuado a tus necesidades, a tus gustos y a tu ritmo. Tu organismo necesita moverse y es clave entre los trucos para no subir los kilos de la balanza.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.